El llanto presidencial.

El presidente de la República  lloró en tierra ajena, tratando de justificar lo que no ha logrado comunicar ni con hechos, ni en sus propios medios y mucho menos con sus intervenciones diarias en prensa de la forma incorrecta e inoportuna.

El llanto presidencial tiene buena pluma y nos recuerda al candidato por quien muchos votamos, pero se recibe en momentos donde los ciudadanos esperamos palabras sustentadas en hechos.  Y desde donde lo vemos, este gobierno nos está debiendo. ¡Mucho!

Cuando los hechos no hablan y hasta la comunicación corporal luce enjachadora, podemos concluir que este gobierno tiene problemas graves de comunicación.

Luis Guillermo Solís enjachando y su Ministro con mirada perdida.

Luis Guillermo Solís enjachando, y atrás el el Ministro más seguro de todos. Foto ADN

Por otro lado, el  Ministro de la presidencia luce como una caricatura insegura ante cada consulta de la prensa y más parece estar ahí por méritos en campaña que por ganárselo día a día con eficiencia. Lo que merece es un “ascenso” a un lugar donde no tenga contacto con el mundo, porque un despido podría generar más mal que bien.

Algunos dicen que la prensa está en contra de este gobierno, yo digo que es el gobierno quien facilita el material circense  que venden los medios día a día.

Y cuando no se quiere reconocer la verdad se tilda de villano a quien sí está haciendo su trabajo: la prensa. 

 

El presidente le debe una disculpa a Ottón Solís.

Imagen  por CRHoy.com

Imagen por CRHoy.com

El problema de este gobierno no se llama Ottón Solís, se llama inexperiencia. Y esto es evidente al ver cómo tratan de manejar las crisis..

Ottón Solís actua de forma consecuente con respecto a lo que siempre ha predicado y aunque se le podría tildar de traidor a nivel interno del PAC, es justo reconocer es que es de los pocos que son fieles a los principios fundadores del PAC.

Luis Guillermo Solís le solicita una disculpa a Ottón, pero es el presidente quien debe disculparse con Ottón Solís:

En lo personal tampoco creo que el presidente mande a su gente cercana a golpear verbalmente a Ottón, pero sí me queda claro que no les indica lo contrario, o le desobedecen.  

Al mismo tiempo, resulta curioso que este conflicto desviara la atención de Melvin Jimenez y su irresponsable afirmación, pero estoy seguro que este frente que abrió el gobierno contra Ottón no busca proteger a Ministro de la presidencia.

Golpear a un diputado oficialista, por una acción que a nivel público se ve correcta, es cuando menos torpe. Y es que Ottón Solís podría estar equivocado, pero el golpearlo públicamente lo victimiza, los hace ver como agresores y van erosionando la imagen del Ejecutivo.

Si este gobierno no se ordena a nivel interno rápido va a terminar con peor imagen que el de Laura, y eso es mucho decir.