La guerra que la fuerza roja tiene perdida contra Uber.

Foto por Randy Robertson
Foto por Ben Combee .

Foto por Ben Combee .

Los taxistas rojos deben entender que su principal enemigo es la propia fuerza roja.

Yo no puedo negar que en varios años de utilizar taxis rojos me he encontrado con una gran mayoría de taxistas que me han dado un buen trato e inclusive he hecho amigos de los taxistas formales. El problema es que una importante minoría entre maltratos, marías alteradas y conducción temeraria se han encargado de lesionar su marca de forma irreversible.

Cada taxista rojo que vemos en las calles es un pequeño emprendimiento que explota una marca reconocida por todos, nada más y nada menos que la del taxi rojo. Una marca que todos reconocemos aunque no se encuentre registrada y donde la percepción de calidad de servicio se ve altamente influenciada por esa minoría inescrupulosa.

Los estándares de calidad que exige el Estado a los concesionarios de taxi son sumamente bajos y lo peor es que tampoco se vela por su estricto cumplimiento, lo que genera clientes descontentos en gran escala.

¿Se imaginan si McDonalds dejara por la libre cada restaurante franquiciado? 

No hay forma que la fuerza roja gane la guerra contra Uber, porque el único músculo que tienen es haciendo protestas y bloqueos. ¿Pero adivinen qué? Eso solo les perjudica la imagen.

Servicio al cliente.

Foto por Randy Robertson

Foto por Randy Robertson

Mientras Uber capacita a sus conductores para dar un servicio a la altura de nuestros tiempos, los dueños de los taxis rojos contratan a choferes que son explotados y esto se traduce en marías alteradas y choferes malhumorados que no quiere hacer viajes cortos para “no perder”.

Como comentaba en este otro artículo, los taxistas rojos deben aplicar un modelo tarifario más parecido al de Uber y tomar prestadas muchas de sus virtudes.

Al igual que Uber, el primer kilómetro debería ser de mil colones y los adicionales costar la tercera parte.  Esto hace que los viajes cortos sean negocio y los viajes largos no sean tan caros: todos ganan. (Antes de que llegara Uber muchos taxistas me decían que estaban de acuerdo con este modelo tarifario)

Pero esto requeriría que los legisladores y la fuerza rojo dejen de pensar tan cuadrado y propongan un modelo más innovador.

Obligados a Innovar

Si fuera por mi, permitiría que algunas cooperativas puedan cambiar los colores de los taxistas afiliados, que tengan aplicaciones para cada una de ellas y así se puedan diferenciar.

También se deben agregar concesiones para autos de lujo con tarifas más altas y donde el taxista si quiere pertenecer a Uber pueda hacerlo.

Al final como usuarios finales solo queremos más opciones y servicio de buena calidad.

Mientras los taxistas no entiendan esto y quieran obligarnos a usar su servicio, nosotros seguiremos utilizando lo que mejor nos convenga.

One thought on “La guerra que la fuerza roja tiene perdida contra Uber.

  1. Pienso que la razón de más peso es obligarlos a innovar. Aquí el tico es suuuuper conformista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *