Sofía, pobre niña rica

Imagen por Wig_wam

Imagen por Wig_wam

Sofía es una niña rica más que como muchos piensan que valen más porque tienen un título, porque tienen un poco más que el promedio, porque han tenido la dicha de cruzar el charco y experimentar cómo se vive en sociedades más avanzadas.

Una pobre niña rica más a la que le enseñaron que lo merece todo, y chocó de frente con la cruel realidad que un título por sí solo no siempre te abre puertas, que las oportunidades se buscan,  no se esperan, y que en cualquier país del mundo para surgir hay que ganarse las cosas.

Según la columnista de la Nación, Sofía es una joven talento “para una nación que los necesita pero que, a la vez, los desacredita y hasta los subestima”.  Sobre esto, ciertamente el país necesita ayuda, principalmente de jóvenes que tienen esa exquisita formación, pero Sofía no está por el país, ella está decidida en irse a otra nación a buscar mejores oportunidades , y eso se respeta.

Pero que no venga a llorar en los hombros de quienes sí nos quedamos en el país, tratamos de salir adelante y buscar formas para generar cambios en este país.

Para ser sincero, cada vez que voy al extranjero me enamoro más de este país y espero que algún día todo lo bueno que se encuentra en otros países pueda disfrutarse en este país, para que podamos gozar de un país mejor, un país que en diez años podamos decir que nos costó, que sudamos esos cambios. Huir, no te hace mejor persona, aunque tampoco peor, es una decisión personal.

¿Sofía es realmente un talento?

Dice el artículo que estos jóvenes “ya no pueden devolverse a la mediocridad a la que nos hemos acostumbrado los costarricenses”, y yo nada más tengo que decir que para surgir en este país lleno de tantas trabas requiere un verdadero talento , coraje y perseverancia, cualidades que al parecer no se aprenden en esas prestigiosas universidades.

Nadie dijo que vivir en Costa Rica es fácil, pero en nosotros está si nos comemos la bronca y forjamos una nación de la cual nuestros hijos van a sentirse orgullosos, o si decidimos irnos a otro país donde todo es más fácil.

Así que a “Sofía”  le deseo un buen viaje y lo mejor en su vida profesional , pero  debe tener claro que en 20 años no podrá sentirse orgullosa del país que vamos a lograr los que decidimos quedarnos y comernos la bronca.

A las otras Sofía, que no les han prometido grandes cosas, que no han cruzado el charco, y que no tiene tiempo para llorar y quejarse de este país, les digo que si siguen esforzándose el cielo es el límite, esta nación las estima y necesita también, porque personas como ustedes son las que reflejan los verdaderos valores de lucha costarricenses.

Artículos relacionados:

El Sindrome de Sofía – Por Julio Córdoba . @ticoblogger.

¡Yo no quiero vivir en Costa Rica! por Saray González . @nacion.

 

28 thoughts on “Sofía, pobre niña rica

  1. Me recordó muchísimo esta escena → http://www.youtube.com/watch?v=5wKYs9Nsci0

  2. Mi hijo será quien disfrute de mi esfuerzo por este pais.

    • Y terminara viviendo en una ciudad amurrallada en Escazu o ex patriado en otro pais si le va bien. Esta pais va por el mismo rumbo que el resto del mundo, la competencia es cada vez mas salvaje y la desigualdad cada vez mas grande. Ojala le vaya bien… yo no tengo corazon para traer al mundo una vida en semejantes condiciones.

  3. “Meses después, Sofia fue raptada, robada y ultrajada en un país de primer mundo”
    Creo que esos acontecimientos no son ajenos del primer mundo, que sucedan con menor frecuencia tal vez, pero que este latente el peligro, siempre lo va a estar en cualquier rincón del mundo.
    ¡Que le vaya bien!

  4. Cuando salí del cole en el 2003 apliqué a una beca para estudiar Animación Digital en USA porque obviamente yo no me podía costear dichos estudios. Cuando se suponía que ya tenía un pie en Los Angeles me dijeron que no me podían becar por una cuestión ahi burocrática. Está de más decir que fue un momento decepcionante en mi vida. Sin embargo hoy en el 2013, diez años después, no me arrepiento de cómo se dieron los acontecimientos porque en estos 10 años he aprendido demasiado. Al igual que H3dicho, yo he tenido la oportunidad de salir varias veces del pais y en todas he regresado más enamorado de mi Costa Rica. Bien por los que sí pudieron financiarse o becarse estudios por fuera. Pero si por tener un título de cualquier Universidad Europea o Gringa creen que se les debe rendir pleitesía y entregarle la gerencia de alguna empresa, se equivocaron. Me tomó 10 años tener un puesto de gerente y en efecto tuve suerte y un poco de buena actitud, pero antes de eso me tocó inclusive bretear en el redondel de toros de Zapote, en una tienda en Chepe cerca del Mercado Central, varios Call Center y hasta comí mierda como desempleado durante más de 4 meses y muchas deudas que no podía pagar. Aun así, no me quejo de nada. Por tanto, si Sifía tuvo la bendición de poderse ir a estudiar varios años afuera y durante ese tiempo no aportó nada para la mejora de Costa Rica, después no venga a quejarse. Porque lo bueno que haya encontrado en otros países es el fruto del trabajo duro de otras personas que estuvieron ahi mucho antes que ella.

  5. ¿Mae, que le hace creer con toda certeza que la muchacha es una rica mimada?. Comprendo perfectamente el mensaje de quedarse en el país y luchar contra los problemas, lo apoyo y ni se lo refuto. No obstante tengo una amistad que fue a estudiar al extranjero por unos años becada, de origen muy humilde, de una zona fuera del valle central, casi fronteriza, (nada de San Ana, ni Rohrmoser ni Escazú). Con esa persona tuve una charla cuando regresó y me explicó su decepción por la situación en el país y la limitación de las oportunidades. Muy similar a “Sofía” exceptuando por la aparente determinación de esa muchacha de jalar como única solución. ¿No cree que una visión más amplia al tema debería considerar los efectos psicólogicos de cualquier ser humano de irse de su país y luego volver?. El conocido efecto “del mal de patria” (formalmente choque cultural), explica porqué exponerse a un cambio cultural genera estados depresivos en las personas, pero al retornar después de una larga ausencia debe haber también un proceso de readaptación (se le conoce como choque cultural reverso). Ese fenómeno no se puede explicar únicamente suponiendo que la persona 1. es de clase económica alta 2. que todo se lo han regalado en la vida 3. que tiene un complejo de superioridad. Podemos suponer que Sofía está en un proceso de readaptación, que su frustración emana no de alguno de los 3 puntos anteriores si no del sentirse limitada. Pero además que esto puede ser un estado psicológico temporal y que la opción final no va a ser necesariamente jalar del país. Esto lo digo con conocimiento de un caso real. Le dejo unos enlaces para que les eche un ojo:

    http://www.territoriodigital.com/nota.aspx?c=3178151369393389

    http://www.mundospanish.com/noticias/la-dura-vuelta-a-casa-del-expatriado-y-el-choque-cultural-reverso/

    • Mae apoyo 100% su punto

      • Y mirá que curioso, en el segundo enlace que comparto exponen el caso de una muchacha española que se fue a vivir a Panamá y que cuando volvió se sintió inadaptada y quería regresar al país centroamericano.

    • El texto deja claro que pagó grandes sumas para estudiar en diferentes países y que en este momento ya está bien colocada en otro país. Nunca dije que fuera mimada.

      Y el problema del artículo de la nación es que vende a una persona como víctima que lo cierto es que goza de oportunidades que no tienen normalmente el promedio de la población.

      El país tiene que luchar por eliminar tanta traba para ese tipo de personas, pero de ahí al enfoque de ese artículo hay mucha diferencia.

      • Vos decís que “cada vez que voy al extranjero me enamoro más de este
        país”, o sea que viajás mucho, ¿entonces sos también un niño rico? ¿O es
        que viajás porque tu empresa te paga los gastos o porque te financia
        una institución pública? Si es así, entonces tu experiencia es meramente
        la de un turista, aunque vayás por motivos de trabajo, porque: 1-Sabés
        que es una situación temporal y que vas a volver a Costa Rica. 2-No
        tenés que buscarte la vida y solucionar problemas de subsistencia
        básica. 3-No tenés una serie de expectativas sobre lo que te vas a
        encontrar a la vuelta, sabés que volvés a tu rutina normal.

        Menciono
        esto porque escribís como asumiendo que irse a estudiar o a vivir a
        otro país durante un largo periodo de tiempo es una “oportunidad” que
        sólo unos pocos privilegiados tienen; y yo conozco mucha gente que no
        tenía ni media oportunidad y se la construyeron a punta de brete y
        sacrificios.

        Y vos me podrías contestar: “a usted qué le importa
        por qué y cómo viajo”. Exactamente, no es de mi incumbencia, de la
        misma manera que no nos incumbe el por qué alguien toma las decisiones
        que toma; no estamos en su pellejo para entender lo que le pasa. Ni
        víctima, ni heroína, ni cobarde; es simplemente una más de las tantas
        personas que tuvo que escoger lo que le parecía mejor para su vida.

        • Sí, he tenido la oportunidad de viajar bastante y no me quejo, ni señalo a quien lo hago, ya que de verdad que es un privilegio explotar oportunidades profesionales en el extranjero.

          Acá el problema es el enfoque del artículo que hace ver como “pobrecita” a una persona que en verdad es privilegiada.

          Los problemas del país son claros, no pueden taparse con un dedo, pero tampoco es válido pintarlo como un infierno porque ya te acostumbraste a circunstancias mejores.

          Cada persona se forja su propio futuro y entre más cuesten las cosas más se disfrutan después.

          Y repito, nadie juzga a una persona por aprovechar una oportunidad laboral en el extranjero, ya que por el contrario, como costarricenses podemos sentirnos orgullosos que existan talento de exportación. El punto es que no son víctimas, son ciudadanos privilegiados y no sólo bajo estándares costarricenses. saludos

      • Estás diciendo: “Una pobre NIÑA rica más A LA QUE LE ENSEÑARON que lo merece todo”. Tiene 25 años, pero la estás tratando de niña y de que la educaron mal. ¡Diay!, si eso no significa que las estás llamando mimada, ¿entonces qué significa?

        Tampoco pagar grandes sumas de dinero viene a significar ser millonario. Es normal que las becas en el extranjero sólo signifiquen un financiamiento parcial que luego tienen que terminar de pagar una vez que llegan a ser profesionales. Igual pasa con los préstamos con los que la gente se adeuda o con ahorros de toda la vida.

        Una vez siendo profesional y con mejores ingresos, sacar el postgrado en otro país tampoco es cosa de millonarios.

        He insisto, conozco un caso real de una persona de origen muy humilde que al volver sintió los mismo efectos que Sofía. Las oportunidades de Sofía no le aparecen sólo en la gente de clase alta.

        Usted supone que el estado emocional de Sofía está provocado por ser de clase social pudiente y afortunada, y que por eso no estaba conectada con la realidad. No obstante eso no es cierto y la explicación ya la di arriba.

        Lo que yo le podría criticar al artículo de la nación va más allá de sólo presentar la situación Sofía como víctima, si no, de no dar una visión más amplia de que no es algo que le sucede sólo a la gente que vuelve a Costa Rica. Ocurre en otros países y por ello ciertamente existe un sesgo muy criticable.

        Por cierto: “que no venga a llorar en los hombros de quienes sí nos quedamos”. No se lo tome tan personal. En realidad ella no vino a llorar a los hombros ni suyos ni míos. La situación expuesta en realidad fue un atrevimiento de su terapeuta quien cometió un acto tan poco profesional como revelar su intimidad. Sofía se lo contó en confianza no para que lo expusiera en el diario más leído de CR. Es cierto, la psicóloga sólo usó un nombre sin apellidos, incluso hasta podría ser un nombre falso, pero su paciente sí sabe que el artículo se refiere a ella (muchacha de 25 años que fue a consulta con ella) y que las críticas van dirigidas a su persona, aunque la gente no la pueda identificar con nombre y apellidos.

        Por último, lo siguiente es una suposición mía, pero el hecho de que la terapeuta confiese que también varios de sus pacientes se le han escapado no sugiere un muy buen trabajo profesional. Como si en Sudamérica, Europa, Estados Unidos, ¿¡CHINA!?, no hubieran presas, ni asaltos, ni violaciones a los derechos humanos, etc.

        La terapeuta no debe decirles si se deben quedar o no, pero sí debería exponerles que en otros países tampoco se van a ver exentos de iguales o peores problemas y que huir no necesariamente va a ser la santa solución.

        Por eso último pienso que más que niñas y niños ricos mimados, creo que lo que tenemos con ese artículo de la nación es más bien un grupo de personas mal asesoradas que no lograron pasar el proceso de readaptación tras una larga ausencia en CR.

        • Fe de erratas. Volviendo a leer el artículo de la nación me percaté que la terapeuta sí le pidió a Sofía autorización para exponer su caso. Por tanto me retracto de las partes del comentario anterior que sugieren que la terapeuta violó su confianza.

          • No toda persona es que mal educada es mimada.

            No toda persona con más ingresos que el promedio es millonaria.

            Pero toda persona que pueda costearse el estudio en diferentes universidades en el extranjero con sus propios medios, es una persona con más oportunidades que la mayoría.

            ¿Dónde sacó el préstamo? ¿Qué hipotecó? Si todos tuvieran acceso a esos prestamos para poder ir a Harvard o similares, imaginate qué diferentes serían las cosas.

            Aún cuando no tengas que pagar la universidad, la vida en los países de primer mundo es cara. Y el artículo dice que lo costeó ella.

            Para mi el asunto es claro, se queja y le resta valor a un país donde viven muchos de sus compatriotas que no tienen tiempo ni plata para pagar psicólogos para quejarse.

            Si no había mercado en el país para lo que estudio, tampoco es culpa de todos.

            En fin, a mi me parece que Sofía es más un recurso literario utilizado por la columnista para hacer conciencia sobre un tema en concreto. Para mi muy mal desarrollado.

            Si se enfocara en la tramitología que existe en el país para estas personas, entonces todo cambia y hasta la apoyo.

            Pero eso de victimizar a quien tiene más oportunidades que la mayoría , simplemente PLOP!

          • Estoy notando porque no concordamos en ese punto. En realidad en el art. de la nación no se dice que sean universidades como Harvard. Sólo dice que son extranjeras. Tal vez en su imagen mental de una universidad como Harvard, cuyas matrículas anules andarán por los millones de dolares radica su escepticismo cuando algunos le tratamos de decir que existen casos reales de personas de origen humilde que han podido ir al extranjero con cierto nivel de ayuda y endeudamiento. Y no sólo eso, que al volver también han tenido dificultades de readaptarse al sistema tico.

            Por otra parte es interesante su sospecha de que Sofía realmente es más un recurso literario que un caso real. Ciertamente un recurso muy mal usado y que no justifica el punto de quien escribe. Llega al absurdo de mencionarse a personas que se van a destinos como China, y luego se reclama por derechos humanos. Sin palabras…

            Pero de existir Sofía, no hay que descartar estar frente al caso de una persona mal asesorada. En fin, espero que haya podido revisar los enlaces que puse arriba, donde se explica lo que es el “choque cultural reverso”. Pura mop!

    • Mae, Geravigo, muy bueno el comentario, pero entonces lo que está bien errado es el enfoque de “la sicóloga” del artículo original… creo que es demasiado sesgado agarrar de un proceso natural de desadaptación para criticar así un país o una sociedad…

  6. Sofía es un autogol. Es la persona cuya vida privada ha sido más expuesta en mucho tiempo y, lejos de generar conciencia, la crítica enfermó a la audiencia.

    Su historia no parece la de una injusticia, sino la de alguien que quiere “todo en la mano”.

    Pagó un precio académico aunque no sabemos en qué carrera ni en cuál universidad, pero tal parece que le faltan contactos o no su exquisita formación no le permitió construir un plan para obtener un empleo.

  7. Totalmente de acuerdo,no tiene que ver con la clase ni el dinero,todos tenemos vidas y posibilidades diferentes,sinembargo dudo q en este mundo exista el pais perfecto para vivir…y yo muy apesar de todo vivo feliz en mi CR y seguire pensando que fui privilegiada de nacer en esta patria,nadie dijo q no se podia quejar,claro q se puede…pero como dice el dicho:”a Dios rogando y con el mazo dando” si algo no me gusta o creo q se puede mejorar simplemente pongo mi granito,mi ayuda…no salgo en un avion para buscar una fantasia que tarde o tempranome pegara una cachetada en la cara y me hara despertar a la realidad!!!

  8. Oliver Zúñiga

    Y para muestra de los grandes planes que tenemos para los próximos 20 años, parece que vamos a volver a votar por el PLN para reelegir a Laura Chinchilla reencarnada en Johny Araya. Yo por lo menos me siento seguro viviendo tras mis rejas y mi alambre de púas al estilo Vietnam.

  9. Jajajja lo mismo pense yo al leer la columna le dije “diay que va a llorar” si no esta a gusto jale que aca no creo que nos haga falta, pero ya friamente cada quien debe buscar donde le caliente mejor el sol, quiere seguridad vayase a Canada pero cagese de frio, las prioridades de cada uno soy diferentes, el Dr. Frankling Chang se vino para aca, segun esta tipa aca se le iban a abrir de piernas por su titulo y al rato es en sociologia o relaciones internacionales osea 0 mercado cuantos profesionales hay aca breteando de taxista en el mismo USA una maestria no le asegura nada,
    Deje de llorar y sea mas estoica.

  10. Una cosa que no entiendo es: ¿Hace cuánto se fue Sofía?, porque los problemas que menciona son de hace mucho mucho tiempo… diay, si las casas tenían rejas cuando salió de aquí… ¿cómo espera que hayan desaparecido cuando regrese? Igualmente injusto me parece que traten de “risibles” los salarios que se ofrecen aquí, solo porque son una fracción de lo que ganarían en el primer mundo… ¿no han oído hablar del índice Big Mac? No entiendo como pretendía que a su vuelta el país se hubiera puesto a la par de los desarrollados… (lo que si es frustrante es la parte de la convalidación de títulos, debería hacerse algo para facilitar esto).

    En fin, creo que el que resumió mejor fue Julio Córdoba al decir que la crítica (que suponemos pretendía el artículo) no logró su cometido sino que generó más opiniones contrarias que afines…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *