Egos de cartón

Complejo de Superioridad

Voy a empezar el artículo con la siguiente controversial afirrmación:

¡No van a la universidad los más inteligentes, van los que pueden!

Querer es poder, es cierto, pero muchos ciudadanos viven situaciones especiales que no les ha permitido sacar estudios superiores y eso no los hace  menos , ya que su esfuerzo y actitud los hace destacar en otros ámbitos.

Muchas personas hacen un gran esfuerzo por estudiar y logran salir adelante, y eso es admirable, pero no lo suficiente como para que utilicen ese cartón, que no siempre es sinónimo de esfuerzo real, para ver a otras personas como inferiores.

Ya lo habíamos dicho antes: Un título no te hace más que nadie.

Egos de cartón ¡Acomplejados de corazón!

En definitiva un título académico puede servir para subir la autoestima,  pero cuando un individuo tiene la necesidad de sobrevalorarlo para compensar sus debilidades y camuflar sus complejos es cuando nacen los egos de cartón, vulnerables a convertirse en cenizas al ser expuestos al fuego de la confrontación directa.

En mi corta vida he conocido a muchas personas con títulos académicos sobresalientes a los cuales respeto mucho y a otros que me han dejado claro que casi cualquiera puede hacerlo, dejándome meditando sobre cómo habría sido la vida de ese brillante taxista que me topé una vez si tan sólo hubiese tenido la oportunidad de estudiar.

Hay personas con prestigiosos títulos que lo único que les dejó la Universidad fue una buena hoja de vida, pero que debido a su incapacidad intelectual es el mayor logro que van a tener en su vida, porque al chocar con la realidad se dan cuenta que la vida es más dura y  exigente que la Universidad, por lo cual no les toca más que rajar con lo único que sienten que los hace “mejores personas”.

Ego de Cartón

Algunos de estos “Egos de cartón” se convierten en parásitos de una Institución pública donde se aprovechan de un sistema que favorece la mediocridad, y esto es así porque en algunas ocasiones desde un principio estudiaron con el fin de pegarse a la teta del Estado (Parásitos profesionales).

Estimados lectores, el estudio es esencial en esta sociedad tan competitiva, pero bajo ninguna circunstancia se sientan superiores por tener un título, porque en el momento que esto pase, nos estamos poniendo techos a nuestras capacidades.

Quien está seguro de sus capacidades intelectuales no necesita alardear con un cartón, porque un ganador reconoce la diferencia entre la oportunidad y el éxito.

Carepicha que se respeta sabe que profesionalmente no es exitoso el que estudia más, sino el que logra más.

No nos cansemos de estudiar para aumentar nuestras oportunidades de éxito, pero sin olvidarnos de donde venimos.

¡Se las dejo picando!

 Artículo relacionado

Ciudadano Universal  por  Julio Córdoba

4 thoughts on “Egos de cartón

  1. No solo con estudios, el que es carepicha quiere sentirse superior a otros con su posicion social, economica, inclusive hay ridiculos que lo hacen con su apellido, es parte de la condicion humana, lo facil es la soberbia, la virtud estriba en la humildad.

  2. Edin Villalobos Mora

    “¡No van a la universidad los más inteligentes, van los que pueden!”. Puede sonar controversial para muchos, pero su afirmación es muy respaldada por la evidencia.
    Se sabe que a las universidades, en su mayoría, entran personas que vienen de colegios privados, urbanos, y/o de nivel socioeconomómico alto. Además de la entrada a la universidad, mucho del éxito de una persona depende entonces no de su capacidad propia sino de las circunstancias del entorno en que nació y creció. Nunca hay que olvidar eso.
    Si todos nos metemos a la cabeza esa verdad, nos serviría para evitar los egos de cartón y otras muchas distinciones de clase, género o raza que hacemos de rutina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *