De la pésima dinámica legislativa y el espionaje

La ley de delitos informáticos ha sido polémica por el famoso tipo penal de Espionaje al cual fue reformó, e hizo volver a la vida, aunque la frase más polémica no fue creada en esta ley.

¿Era necesario incluir este tipo penal en una Ley de Delitos Informáticos?

NO, ni este tipo penal, ni el de extorsión, y no porque no puedan darse por medios informáticos, sino más bien por esto, ya que  la acción encuadra en los tipos penales tradicionales sin importar por qué medio se da la acción, por lo cual NO hay justificación alguna para incluirlo.

Los diputados el día de hoy salen a la luz, echando la culpa a los asesores y redactores de la ley, pero faltan a la verdad, ya que el gran protagonista en estos dos tipos penales tradicionales , que fueron incluidos innecesariamente  en esta ley, es el famoso Diputado Socialcristiano, el gran padre de esta “torta”, junto con la rápida aprobación que se le dio a esta ley, sin dejar espacio a hacer los cambios necesarios y que habían sido acordados.

¿Qué papel corrió este diputado en todo esto?

Sencillo, al nosotros estudiar la Ley de Delitos informáticos sugerimos eliminar estos dos tipos penales, pero se nos indicó que esta era la única exigencia que ponía dicho diputado para no  bloquear el proyecto. Por lo que no se podían tocar.

¿Por qué permitimos esto?

En realidad es poco lo que podamos hacer más que nuestras sugerencias profesionales, y en el caso de “Espionaje”, en realidad a nivel global el espionaje informático es un grave problema para el primer mundo, siendo Estados Unidos una de las principales víctimas del mismo, siendo así que anualmente se reporta que cibercriminales provenientes de China se han apropiado de gran cantidad de información clasificada. Y como dato curioso, especialistas acusan a la empresa Huawei de dejar puertas traseras para espiar a las naciones en el mundo  . (y acá)

Aún así, nuestro criterio fue que al tener un tipo penal aplicable, no era necesario su reforma, pero este no fue acogido por los asesores, al parecer por presión de un diputado de fracción  diferente a la de ellos.

Otros tipos penales necesarios no fueron incluidos en la ley debido al poco tiempo que dieron para revisar el proyecto, esto porque acogieron nuestro criterio de retrasar su aprobación, por lo que fue enviado por ellos debate con defectos. Este proyecto fue frenado por la Sala Constitucional una vez aprobado en primer debate, por una Consulta de Constitucionalidad del Diputado Villalta, la cual devolvió a comisión dicho proyecto, lo cual nos daba la posibilidad de hacer las correcciones necesarias e incluir tipos penales que no fueron incluidos por falta de tiempo. (Esta consulta también le costó a la ley dejar amarrados de manos a los investigadores de la Unidad de Delitos Informáticos.)

El proyecto nuevamente en comisión, donde se permitía de nuevo hacer cambios, fue apoyado plenamente por nosotros, y nos reunimos con diferentes diputados de la Asamblea Legislativa, desde Juan Carlos Mendoza hasta José María Villalta. La linea de las conversaciones era básica, el proyecto es bueno, ocupa correcciones, y si se envía  a comisión plena podemos lograr que se corrijan los mismos.

El proyecto nunca volvió a ser consultado con nosotros, no sabíamos que iba a tener un tramite tan expedito en la Asamblea, y cuando nos dimos cuenta era ley de la República.

El proyecto se fue con los errores en tipos penales como el de Suplantación de Identidad, Corrupción, y el de Espionaje, aún así la ley tiene un balance positivo, pero hay que rescatar que esta polémica ha sido importante, porque va permitir corregir errores que de otra manera hubiese sido más difícil lograr, e incluir tipos penales necesarios.

Tenemos una nueva Ley de Delitos Informáticos,  que dichosamente va a ser corregida, pero es importante aclarar que de nada nos sirve una ley de Delitos Informáticos sino tenemos las herramientas para perseguir a los cibercriminales, y con esto quiero decir que necesitamos herramientas como el Convenio de Ciberdelincuencia de Budapest, e intervención de comunicaciones para delitos informáticos, se limite por ley a cuales tipos exactamente o no.

Con este Convenio no debe pasar lo mismo y a pesar de su importancia debe discutirse con diferentes sectores, ya que el país puede inclusive hacer reservas en diferentes materias en caso de que se considere necesario, así que no es un “tome o dejelo”. Pero no hay que postergar el debate.

En temas importantes la Asamblea Legislativa debe organizar foros con especialistas, para tratar de sacar el mejor producto, porque siempre pueden hacerse las cosas mejor, no hacer las cosas a la carrera, ni dejarle la “responsabilidad” a los asesores de tomar decisiones en temas en los que no conocen, porque al menos yo logre presenciar dos “Horrores” donde el asesor toma la “iniciativa” ignorando el criterio del especialista, o interpretando mal.  ¿Entonces para qué especialistas?

Al final no es culpa de los asesores, sino de la dinámica legislativa que permite salgan leyes defectuosas porque tiene a “asesores” que les toca ser de “especialistas” en todo, y una dinámica que permite la improvisación.

¿Se irá a cambiar en algún momento, o dejaremos que sigan saliendo leyes con errores?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *