¡Dejando a una zorra o a un pulgoso!

Créditos: jaymantri.com
Créditos: jaymantri.com

Créditos: jaymantri.com

Esa terrible sensación de no sentirse valorado, no querido y atrapado en una relación enfermiza donde estás consciente que la persona tiene otras personas, pero todo está bien, porque es peor estar solo. ¡Qué diablos!

Es triste pensar cómo las personas pueden tenerle más miedo a la exquisita soledad que a las asquerosas venéreas.

Es impresionante como un ser humano puede valorar más la compañía que pisotea su dignidad que la soledad que eleva el espíritu. Quien no es feliz solo, no puede ser feliz en compañía. Quien no se quiere a sí mismo, no puede querer a otros. ¡Simple!

Esa terrible sensación de verse en el espejo y ver como nuestros ojos reflejan tristeza. Somos un producto de nuestras decisiones y a veces el espejo refleja a ese producto mal empaquetado que no refleja nuestro verdadero ser.

 ¡Hora de decidir libertad!

Créditos:Unsplash

Créditos:Unsplash

Es hora de dejar a esa zorra o a ese asqueroso pulgoso que te valoran tanto que prefieren un pedazo de carne fácil y vacío antes que ese producto genial que todavía ni vos mismo conocés.

La libertad te rediseña, te ayuda a descubrirte, te mejora y en vez de ser un estado de vergüenza es un estado de felicidad y empoderamiento el cual no se puede sacrificar por cualquier imbécil.

Las personas que realmente son felices nunca dejan de abrazar la soledad, porque los mejores momentos en pareja se alimentan con soledad previa, porque cada vez podemos entregar una mejor persona a ese alguien a quien hemos elegido como nuestro compañer@ de viaje.

El tiempo es corto y la juventud pasa rápido como para desperdiciarla en esa zorra o pulgoso que  no te valora.

Cada relación es un ciclo de la vida, aunque las relaciones longevas tienen muchos ciclos, pero las relaciones con l@s pulgos@s es mejor no haberlas tenido o salirse antes que te peguen una enfermedad. ¡Hágame caso!

Abrace la soledad y prepárese para el siguiente ciclo. ¡Lo va a disfrutar!

 

Nota aclaratoria: Artículo inspirado en esta canción de Kevin Jonhansen….ya que estoy en maratón para prepararme para el concierto. Al cual voy con mi novia, la cual no es una pulgosa, ni la estoy dejando jaja

El presidente le debe una disculpa a Ottón Solís.

Imagen  por CRHoy.com
Imagen  por CRHoy.com

Imagen por CRHoy.com

El problema de este gobierno no se llama Ottón Solís, se llama inexperiencia. Y esto es evidente al ver cómo tratan de manejar las crisis..

Ottón Solís actua de forma consecuente con respecto a lo que siempre ha predicado y aunque se le podría tildar de traidor a nivel interno del PAC, es justo reconocer es que es de los pocos que son fieles a los principios fundadores del PAC.

Luis Guillermo Solís le solicita una disculpa a Ottón, pero es el presidente quien debe disculparse con Ottón Solís:

En lo personal tampoco creo que el presidente mande a su gente cercana a golpear verbalmente a Ottón, pero sí me queda claro que no les indica lo contrario, o le desobedecen.  

Al mismo tiempo, resulta curioso que este conflicto desviara la atención de Melvin Jimenez y su irresponsable afirmación, pero estoy seguro que este frente que abrió el gobierno contra Ottón no busca proteger a Ministro de la presidencia.

Golpear a un diputado oficialista, por una acción que a nivel público se ve correcta, es cuando menos torpe. Y es que Ottón Solís podría estar equivocado, pero el golpearlo públicamente lo victimiza, los hace ver como agresores y van erosionando la imagen del Ejecutivo.

Si este gobierno no se ordena a nivel interno rápido va a terminar con peor imagen que el de Laura, y eso es mucho decir.